Entradas

DONACIÓN. La iniciativa es impulsada por la Seremi de la Ciencia junto a la Universidad Austral de Chile, y financiada por el Gobierno Regional.

Lee la nota complete en Diario Austral Los Ríos


Recintos asistenciales de la región de Los Ríos, recibieron un nuevo aporte de escudos faciales destinados a la protección del personal de salud frente al Covid-19; elementos confeccionados por el Laboratorio de Innovación Tecnológica LeufüLab de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería UACh en el marco de una iniciativa de colaboración con la Seremi de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de la macrozona Sur.

En total son 10 mil nuevos escudos faciales que cuentan con un diseño mejorado y que se suman a los entregados durante el mes de marzo y abril.

En esta ocasión gracias a contactos establecidos con la Seremi de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de la macrozona sur Olga Barbosa, se cuenta con el apoyo en el ensamblaje de estos elementos, de dos jóvenes egresados hace dos años del Centro de internación CIP CRC de Valdivia y que por sus aptitudes técnicas fueron considerados para esta labor.

Olga Barbosa, Seremi de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de la macrozona Sur señaló que “este es un claro ejemplo de cooperación entre distintas instituciones con un fin muy concreto y urgente para proteger a nuestro personal de salud. Además nos demuestra que el conocimiento y la especialización técnica está en distintos lugares y personas como en este caso en el equipo de Innovación de Leufülab y estos dos jóvenes de la Unión que ensamblan los protectores faciales».

Por su parte, el Dr. Guillaume Sérandour, director del Laboratorio LeufüLab, destacó que ha sido gratificante como Universidad y como laboratorio poder contribuir desde el ámbito tecnológico a apoyar al personal de salud ya que sin duda, “son quienes más expuestos han estado frente a la pandemia para la cual nadie estaba preparado y si con nuestras capacidades podemos ser un aporte, esperamos seguir colaborando”.

El Decano de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Dr. Richard Luco destacó el compromiso con que todo el equipo del Laboratorio LeufüLab ha asumido este desafío, lo que ha permitido articular una serie de acciones destinadas a colaborar con el personal de salud y resaltó que ello ha permitido que diversas instituciones hayan decidido sumarse a colaborar desde diversos ámbitos.

Valoran aporte a la red asistencial de salud

Este viernes diversos representantes de hospitales de la región, acudieron hasta dependencias de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería, para recibir 200 unidades de protectores faciales por cada recinto asistencial.

Al respecto Roger Paredes, Director del Hospital Santa Elisa de San José de la Mariquina, valoró enormemente el aporte recibido a la fecha. “Ha sido extraordinario el aporte que la UACh ha realizado hacia nuestro personal de salud”. Este hospital cuenta con 170 funcionarios y al comienzo fue muy difícil conseguir elementos de protección porque era muy difícil conseguirlos en el mercado. Añadió que desde el Laboratorio LeufüLab han recibido escudos faciales y dispositivos abre puertas lo que sumado a la remesa entregada este viernes suma más de 350 elementos de seguridad para el personal.

Nicolás Castro es ingeniero civil mecánico de Ingeniería UACh y actualmente es parte del equipo de ingenieros que se mantienen desarrollando un ventilador mecánico, insumos de laboratorio y protecciones para el personal de salud de la región en el marco de la pandemia por COVID-19 que ha comenzado su avance hacia el peak de contagios. 

Su proyecto de tesis de grado denominado “prototipo de prótesis transtibial” mientras era estudiante de la carrera de Ingeniería Civil Mecánica, realizada en conjunto con el Laboratorio de Innovación Tecnológica LeufüLab de la Facultad de Cs. de la Ingeniería UACh, marcaron su interés por la ingeniería aplicada a problemas de la salud. 

Hoy Nicolás es parte del equipo de estudiantes e ingenieros que desarrolla “Ambumatic”, uno de los ventiladores mecánicos desarrollados en el país más destacados, debido al posible aporte que significaran al sistema de salud en el contexto de la emergencia sanitaria mundial.

“Queríamos aportar con lo que fuese”

“Al principio hubo incertidumbre. Pensábamos hacer cosas con los materiales que tuviéramos. Pero luego, como equipo, pensamos en ayudar desarrollando pequeños dispositivos y protectores faciales al personal de salud, el que entregamos a distintos centros y hospitales. 

Pero, unas semanas después, “pasamos a creer en nosotros y a creernos en el cuento de nuestras verdaderas capacidades”, sostiene.

“En ese momento en que nos encontrábamos creando el “Ambumatic”- recuerda el ingeniero- llegaron los apoyos institucionales y desde el gobierno regional, lo cual fue muy importante, ese apoyo económico significó también, una presión que impulsó nuestro proyecto”.

Nicolás igualmente destaca la oportunidad de estar aportando desde el Laboratorio de Innovación Tecnológica LeufüLab de Ingeniería UACh: “ el poder estar aquí sirvió para hacer una entrega de más de 3000 caretas en menos de 1 mes, desarrollar y investigación del ventilador y tórulas que son fundamentales para la toma de muestras para los test”. 

Aprendizajes

Nicolás Castro ha estado encargado del diseño, montaje y movimiento de todo lo que es el bombeo a la bolsa del “ambu”. Me he concentrado más que nada, en el diseño mecánico y neumático del dispositivo”.

El joven ingeniero destaca además, que su aprendizaje en ese proceso ha sido fundamentalmente profundizar su conocimiento interdisciplinario entre salud e ingeniería.

“Hemos tenido que aprender la parte médica de la respiración: patrones fisiológicos,  el funcionamiento de la respiración humana y las variables respiratorias que están en juego en cada tipo de pacientes”, apunta.

A grandes rasgos, la respiración no es tan sencilla como uno cree, no es sólo exhalar y respirar: “hay un volumen, hay una relación que va cambiando permanentemente que está vinculada por ejemplo, a la cantidad de dióxido de carbono que existe en el aire”, explica.

Castro observa que esta mezcla interdisciplinaria ha sido un fenómeno más bien mundial, “nos hemos dado cuenta cómo podemos aportar a las salud desde distintos ámbitos del saber”.

“En nuestro caso, hemos aportado desde crear y aportar con soportes y dispositivos, somos quienes intentamos apoyar al personal de salud que está frente al paciente entregandole herramientas”, explica el ingeniero.

Nota publicada por Chilereports.cl

La plataforma logró convocar a 35 iniciativas en todo Chile, las que fueron analizadas por un consejo de expertos. La Sociedad Chilena de Medicina Intensiva realizará un análisis técnico de los proyectos desarrollados en Valparaíso, Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Varas.

Facilitar el proceso de validación técnica y escalamiento de prototipos de ventilación mecánica en Chile en respuesta al déficit de equipos a raíz del Covid-19, es el objetivo de “Un respiro para Chile”, la plataforma público-privada impulsada por SOFOFA Hub, Socialab, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y apoyada por el Ministerio de Ciencia y el Ministerio de Economía. 

La iniciativa, que convocó a un total de 35 prototipos de ventiladores mecánicos de emergencia diseñados en Chile, ya cuenta con 5 proyectos preseleccionados según su nivel de cumplimiento de los criterios de seguridad, la factibilidad de abastecimiento de materiales en Chile, el grado de madurez técnica para el proceso de manufactura y la capacidad de sus equipos técnicos. 

Los antecedentes de cada prototipo fueron evaluados por un Comité Experto, conformado por reconocidos especialistas en las áreas de medicina intensiva, seguridad, ingeniería y producción o escalamiento masivo. Los criterios de evaluación aplicados fueron diseñados rigurosamente en acuerdo con la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (SOCHIMI). 

Los proyectos preseleccionados fueron: 

1. Proyecto “Neyün” (DTS/ENAER/FAMAE), Santiago

2. Keepex (Ventiladores Mecánicos Keepex), Puerto Varas

3. Ambumátic (Universidad Austral de Chile), Valdivia

4. Aparato Asistencia Ventilatoria (Universidad de Concepción-ASMAR), Concepción

5. Ventilador Mecánico Invasivo (Universidad Técnica Federico Santa Maria), Valparaíso

El director ejecutivo de SOFOFA Hub, Alan García, agradeció a todos los equipos que postularon y les hizo «un llamado a sumar fuerzas, ya sea colaborando con los proyectos preseleccionados en su fase de escalamiento, o bien perseverando en el desarrollo de sus proyectos». Además, aseguró que “el liderazgo y perseverancia de todos estos equipos ha sido clave para lograr prototipos funcionales en un tiempo impensable”. 

Durante los próximos días, las soluciones preseleccionadas serán sometidas a un riguroso proceso de verificación de antecedentes y validación técnica en laboratorios, apoyado por el Consejo Experto, la SOCHIMI, y el Ministerio de Ciencia. Los resultados serán puestos a disposición de las autoridades y el sector privado, para la decisión de escalamiento y autorización de uso de estos equipos en personas ante una situación de emergencia.

Compartimos un extracto de la nota realizada por MegaNoticias sobre los 5 prototipos de ventiladores mecánicos pre-seleccionados en la convocatoria «Un respiro para Chile»

LeufüLab en Meganoticias

Compartimos un extracto de la nota realizada por Meganoticias sobre los 5 prototipos de ventiladores mecánicos preseleccionados en la convocatoria "Un respiro para Chile" 🔧⚙️🚑Facultad de Ciencias de la Ingeniería UACh Universidad Austral de Chile

Publicado por LeufüLab en Martes, 21 de abril de 2020

Nota publicada por SoyChile.cl

En total fueron 75 protectores confeccionados por expertos de esta casa de estudios.

Debido a la crisis sanitaria que afecta al país, y a la escasez de elementos de protección personal para enfrentar la pandemia originada por el Covid -19, la Universidad Austral de Chile entregó a la Corporación Municipal de Panguipulli, en calidad de donación, 75 escudos de protección facial confeccionados por expertos en la materia de esta casa de estudios superiores.

Rodrigo Manzano, médico de familia del Cesfam Panguipulli, explicó que“tomamos contacto directo con Rodrigo Vázquez de la Facultad de Ciencia de la Ingeniería de la UACh. Nos explicó que efectivamente estaban colaborando con los equipos de salud de la región en la fabricación de estas protecciones”.

El profesional agregó que “hoy en día es fundamental contar con equipos adecuados para salvaguardar la salud de todos los funcionarios”.La comuna cuenta con tres centros de salud familiar dependientes de la corporación que son el Cesfam de Panguipulli, Cesfam Choshuenco y Cesfam Coñaripe.

También posee postas de salud rural y dos Cecof ubicados en Liquiñe y Neltume En total, son aproximadamente 300 funcionarios de salud primaria, sin embargo, actualmente se está trabajando con el 50% de este contingente debido a que el resto de los profesionales pertenece a grupos de riesgo.

Se trata del prototipo de ventilador automatizado que elabora el Laboratorio Leufülab de la Universidad Austral de Chile para apoyar a pacientes graves de COVID-19, el cual ya está siendo probado en animales, y avanza con miras a ensayos en humanos. 

Publicado por RioenLinea.cl

Profesionales del Laboratorio de Innovación Tecnológica Leufülab de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UACh, se encuentran trabajando arduamente en la validación del prototipo de ventilador automatizado para ir en ayuda de pacientes graves por COVID-19.

La máquina a cargo del investigador Dr. Guillaume Sérandour (PhD), que también cuenta con la participación de un médico intensivista involucrado en su diseño y pruebas, cumple la función de reemplazar la mano humana que hace funcionar a la bolsa ambu, para la ventilación automática de pacientes que eventualmente la requieran en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19. 

El estudio pre clínico del prototipo dispositivo de asistencia para ventilación mecánica comenzó este miércoles, y tras conversaciones que sostuvo RioenLinea con parte del equipo que realizó las primeras pruebas en cerdos, se indicó un positivo balance en el desarrollo de la máquina, en miras de comenzar este lunes la elaboración del protocolo para los ensayos clínicos en humanos. 

En ese sentido, el encargado del proyecto, Guillaume Sérandour, explicó que los ensayos han servido “para ver si el dispositivo funciona y probar su uso en ambiente real por tiempo prolongado, viendo horas de funcionamiento y ver si el comportamiento de la energía esta conforme a la especificación en un tiempo más prolongado. Estamos partiendo por esta prueba y vamos a ir aumentando la carga de la energía a medida que nos den los resultados”. 

Por su parte, el académico Hedie Bustamante, del Instituto de Ciencias Clínicas Veterinaria de la UACh, informó que el ensayo pre clínico es fundamental para la prueba del dispositivo, ya que permite conectar a los cerdos (bajo anestesia general) al aparato de soporte y realizar evaluaciones.

En tanto, según lo comentado por Sérandour, el aparato ha sido probado por un poco más de 3 horas, esperando realizar ensayos de entre 12 a 24 horas sin parar, lo que validaría su uso real. 

Tras el positivo balance de las primeras pruebas realizadas en cerdos, Sérandour dejó de manifiesto que este lunes esperan comenzar a diseñar el protocolo de ensayo clínico, que permitiría probar la máquina en humanos voluntarios.  

Tras lo conversado, el equipo explicó que esperan tener los resultados tabulados y los análisis estadísticos hechos y graficados para incluirlo en el reporte en el que se está trabajando, para luego pasar al diseño del protocolo de la fase clínica.  

Mientras que dicho ensayo, requerirá encontrar a los pacientes adecuados que además acepten con consentimiento participar del estudio, lo que garantizará que el equipo no causará daños, ya que el propósito fundamental del prototipo es salvar vidas.

Para esta iniciativa, y una vez validado su funcionamiento, el Gobierno Regional comprometió $120 millones, para la fabricación de al menos 100 ventiladores mecanizados.

Cabe mencionar, que el diseño del prototipo de ventilador automatizado es creación exclusiva de Leufülab, el cual para esta emergencia sanitaria también ha colaborado con la elaboración de protectores faciales, abre puertas y  tórulas de resina, para apoyar a funcionarios de salud de la región. 

El Ministerio de Ciencia y Corfo buscan articular a la comunidad de innovación local y establecer estándares únicos de calidad y seguridad para las iniciativas de emergencia que impulsan universidades y empresas para enfrentar un eventual déficit de ventiladores por el avance del COVID-19.

Publicado en Chilereports.cl

Un total de 26 prototipos de ventiladores mecánicos de emergencia desarrollados por la comunidad de innovación nacional buscan dar respuesta al déficit de equipos a raíz del COVID-19, a través de la convocatoria liderada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y el Ministerio de Economía.

Las iniciativas, impulsadas a lo largo del país por diferentes equipos de emprendedores, instituciones académicas, centros de investigación, empresas y las Fuerzas Armadas, se inscribieron en la plataforma “Un Respiro para Chile”, impulsada por SOFOFA Hub, el Banco Interamericano del Desarrollo (BID) y Socialab, que busca brindar apoyo al sector público y privado para los desafíos de validación técnica y su posterior escalamiento.

Tras visitar a emprendedores de la Universidad Católica y la Universidad de Chile que trabajan en prototipos de ventiladores mecánicos, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, señaló que “esta articulación de la comunidad de innovación es coordinada con el Ministerio de Salud, que impulsa una serie de iniciativas para tener ventiladores mecánicos de alta complejidad, pero también necesitamos algunos de emergencia que pueden eventualmente contribuir a combatir esta epidemia y salvar vidas de chilenos y chilenas”. 

“Lo importante es que promovamos una cultura de innovación y emprendimiento. Vemos grupos de trabajo multidisciplinarios que están haciendo esfuerzos para tener un prototipo en muy poco tiempo. Pero también tenemos que vincularlos con el sector público porque estos diseños deben seguir los lineamientos y requerimientos técnicos del ISP y la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva. Luego tenemos que validarlos para finalmente tener una certificación de emergencia del Ministerio de Salud y el ISP. Ahí es donde la coordinación pública se vuelve muy relevante”, explicó el ministro.

El Vicepresidente Ejecutivo de Corfo, Pablo Terrazas, destacó la articulación público-privada para la fabricación y escalamiento de prototipos hechos en Chile que ya cuenten con certificación: “Estamos vinculando a la academia con emprendedores para producir nacionalmente un insumo tan relevante como son los ventiladores en esta época de pandemia que está afectando a todo el mundo. Una vez que tengamos la certificación que requiere el Ministerio de Salud, podremos empezar a escalar este tipo de prototipos de ventiladores”. 

Por su parte, el doctor Guillermo Bugedo, académico del Departamento de Medicina Intensiva UC, añadió que “hay iniciativas bastante robustas, lo que en este momento nos permite salvar la emergencia, de manera que el próximo mes tendremos la capacidad de que nadie quede fuera del parque de ventiladores”.

Proyectos inscritos en “Un Respiro para Chile” 

  • SurvOxy (Survival Oxygen)
  • KeepEx
  • WAYRA
  • Aparato de ventilación mecánica de ASMAR y UDEC
  • AIRA
  • Ambumátic UACH
  • VMM
  • Respirador YX
  • AERA, Equipo de ventilación de emergencia
  • Ventilador Mecánico Invasivo CCTVal/UTFSM
  • OxygenChileUC
  • Ventilador LIIT ULS
  • ValpoEVENT
  • Jacavent
  • Iron Lungs
  • Ventilador mecánico FCFM-UChile
  • Respirador LCH1
  • Reconversión de equipos hospitalarios
  • Ventilador Mecánico de Emergencia Rápido
  • AeroHelp
  • Ventilador Facultad de Ingeniería USACH
  • Ventilador Neumático
  • Respirador electromecánico
  • Servent
  • Ventiladores Norte
  • VM Resiliencia

A partir de este miércoles y tras la aprobación del Comité de Ética-Bioética de la UACh se iniciará el estudio pre clínico controlado que permitirá validar el desarrollo de este prototipo de dispositivo de asistencia para ventilación mecánica. “Los modelos animales son fundamentales en el desarrollo farmacológico y en la producción de equipamiento médico. Su principal rol radica en probar, ajustar y validar el desarrollo previo al uso autorizado en seres humanos», explica el Dr. Hedie Bustamante, académico del Instituto de Ciencias Clínicas Veterinarias UACh

Publicada por el ElMostrador.cl

Un equipo multidisciplinario de la Universidad Austral de Chile integrado por ingenieros, médicos y médicos veterinarios, de las Facultades de Ciencias de la Ingeniería, Medicina y Ciencias Veterinarias es el que está tras el desarrollo de un prototipo de dispositivo de asistencia para ventilación mecánica destinado a apoyar a la red de salud púbica frente a la emergencia provocada por el Covid-19 y que inició la fase de testeo en animales.

El diseño de este prototipo comenzó hace tres semanas en el Laboratorio de Innovación Tecnológica LeufüLab de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería UACh, a cargo del investigador Dr. Guillaume Sérandour (PhD) y desde el primer  día,  ha contado con la participación de un médico intensivista  involucrado en su diseño y pruebas,  lo que ha permitido que el aparato se vaya perfeccionando.

Este prototipo utiliza un sistema electromecánico que automatiza el proceso y permite controlar volumen de aire, respiraciones por minuto y cuenta con monitoreo de variables respiratorias. “Tenemos un prototipo funcional validado en laboratorio”,  señala Guillaume Sérandour, quien agrega que “lo que sigue ahora es continuar pruebas clínicas iniciales y modificación del diseño para dispositivo industrial”.

El dispositivo diseñado en la U. Austral, desde su inicio se ha centrado en el usuario final que es el paciente y por ello el equipo ha sido riguroso en incluir a médicos y personal de salud experto en el área para su desarrollo  y  considera además  pruebas en animales, antes del uso en seres humanos.

“Los modelos animales son fundamentales en el desarrollo farmacológico y en la producción de equipamiento médico.  Su principal rol radica en probar, ajustar y validar el desarrollo previo al uso autorizado en seres humanos. Para esto se utilizan diversas especies animales, sin embargo, en el caso de equipamiento médico las evaluaciones generalmente se realizan en modelos animales validados por su potencial traslacionalidad al ser humano” explica el Dr. Hedie Bustamante, académico del Instituto de Ciencias Clínicas Veterinarias UACh, quien integra el equipo.

Resguardo de los animales 

La Universidad Austral de Chile cuenta con un Comité de Uso de Animales en Investigación que es parte del Comité de Etica – Bioética conformado por profesionales e investigadores especialistas en el área. Allí se revisan los protocolos a utilizar a nivel experimental previo a entregar su autorización. Para esto, se consideran los más altos estándares internacionales en investigación científica con animales bajo el concepto de las 3R (reducción, reemplazo y refinamiento).  “Esto nos permite resguardar el bienestar de los animales durante todo el proceso investigativo” señala Hedie Bustamante quien integra dicho comité.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Medicina UACh, Dr. Claudio Flores señala que siempre es necesario validar los resultados animales en humanos. “En este caso, la validación la da el AMBU, que se utiliza normalmente en situaciones de intubación oro traqueal (que son los casos que requieren asistencia ventilatoria). Como este es un dispositivo que ayuda a la parte mecánica, que es la mano humana, y la libera de esa acción, y además es de muy fácil utilización y desmontable en caso de falla, no modifica la situación del paciente y, sólo se requeriría de la certificación posterior a las pruebas en animales y que sea autorizado por la autoridad sanitaria”.

El académico aclara que este equipo está pensado para su uso en urgencias, incluso posterior a intubación de pacientes COVID, para traslados desde ambulancias a servicio de urgencia, así como de urgencia a servicios de UCI y traslados dentro y fuera del hospital.

Si bien no está diseñado para pacientes COVID 19, como tampoco lo están las máquinas de anestesia actualmente reconvertidas para lo contingencia, la producción de este dispositivo, con los parámetros de seguridad adecuados, podrían permitir suplir la falta de ventiladores en el sistema público de salud ante el aumento de casos de COVID 19.

Finalmente, el Decano de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería Dr. Richard Luco Salman, expresó que “la crisis sanitaria nos ha  entregado aprendizajes y oportunidades valiosas, donde hemos logrado formar un equipo de investigadores multidisciplinario que ha estado enfocado durante 3 semanas ininterrumpidas en desarrollar y perfeccionar dispositivos que apoyen a los profesionales de la salud, que  finalmente son quienes han estado  velando por el bienestar de toda la población”.

Es importante señalar  que una vez finalizada la fase de pruebas de este dispositivo se debe cumplir con las recomendaciones establecidas en la Normativa y Especificaciones Técnicas para Ventiladores Mecánicos que emitió el Instituto de Salud Pública a comienzos del mes de abril, el que considerando la situación de pandemia, propone para la fabricación nacional de ventiladores mecánicos, el cumplimiento al menos de un Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001 (de preferencia la ISO 13485) y las especificaciones técnicas indicadas por la OMS para este tipo de equipos.

Grupos de la Universidad Católica, Universidad de Chile, Universidad de Santiago y la Universidad Austral de Chile, entre otros, se encuentran avanzando en distintos modelos para ser replicados en serie de los equipos, que son el principal insumo médico para tratar a los pacientes graves contagiados con el virus.

Mira el video

La disponibilidad de ventiladores mecánicos se ha convertido en una de las preocupaciones que más atención ha concentrado ante el avance del COVID-19 debido a que se trata del principal insumo médico para tratar a los pacientes graves contagiados con el virus. 

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo el jueves pasado que el gobierno “prescinde” de los más de 1.400 respiradores que el gobierno adquirió y que debían llegar a fines de mayo.

Según confirmó el ministro a CHV Noticias, serán 4.200 los ventiladores disponibles en Chile para el peak de contagios, el cual llegaría a una cifra cercana a los 100.000 casos.

Lee también: Investigadores chilenos avanzan en la validación de un nuevo mecanismo de diagnóstico del COVID-19

En ese escenario, al menos 14 grupos de distintas universidades chilenas se encuentran trabajando en prototipos que puedan ser replicados en serie.

En la Universidad Católica hay un equipo liderado por el ingeniero Felipe Lechuga que ya tiene cinco ventiladores fabricados y el pasado jueves realizaron probaron uno con un pulmón artificial.

El equipo no está hecho con impresión 3D, tiene piezas de acero inoxidable y fue realizado en base a un modelo de una máquina española. Esta semana contarán con una línea de ensamblaje en el centro de innovación de la universidad, por lo que Lechuga afirmó que lo único que les faltaría es que la autoridad sanitaria valide el prototipo para comenzar la producción.

En tanto, en la Universidad de Chile hay dos equipos: el primero es del área de ciencias, liderado por el académico Juan Carlos Letelier, quien trabaja en coordinación con los centros de manufactura industrial de la FACh, el Ejército y la Armada. 

Lee también: Banco Mundial asegura que el PIB de Chile caerá en un 3,3% a causa del COVID-19

El otro grupo es encabezado por el vicedecano de Ingeniería, James McPhee, quien cuenta con el respaldo de la Facultad de Medicina, que trabaja a partir de un diseño liberado por el MIT. 

En el caso de la Universidad de Santiago (USACh), el ingeniero eléctrico Patricio Nova lidera un equipo que partió trabajando con un prototipo de su empresa, Procid, y hace dos semanas presentó resultados a Alejandro Santander, jefe de pacientes críticos de la ex Posta Central.

También en la Universidad Austral hay un equipo trabajando un prototipo, que el pasado jueves fue probado por primera vez con un animal, un cerdo que habría funcionado bien.

De este modo, si consiguen el visto bueno de la autoridad sanitaria, proceder con pruebas en humanos.

Leufülab es parte de